LA BAUHAUS SE DIVIERTE: FIESTAS Y VIDA COTIDIANA

Mercedes Valdivieso

Catedrádica de Historia del Arte
Universitat de Lleida

Funcionalidad, sobriedad y austeridad son los conceptos que habitualmente se asocian a la escuela, pero la Bauhaus fue también un gran experimento vital de una pequeña comunidad de jóvenes (1.400 aproximadamente) que, tras la quiebra del viejo orden y la traumática experiencia de la recién acabada I Guerra Mundial, se lanzó llena de entusiasmo a la construcción de una utopía social, de nuevas formas de convivencia.

"Quien no conoce las fiestas de la Bauhaus, no sabe tampoco lo que es la labor de la Bauhaus.", escribió en 1925 uno de los alumnos de la mítica escuela de la que este año se celebra el centenario de su creación. Pero las legendarias fiestas de la Bauhaus no sólo fueron pura diversión. Cumplían también un claro propósito pedagógico. Servían como una especie de catarsis ante las tensiones, propiciaban el trabajo en equipo y fomentaban el contacto entre la escuela y una población demasiado recelosa.

Mercedes Valdivieso